Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

Comparte esto
X
Todo listo para el primer baño de tu bebé

Todo listo para el primer baño de tu bebé

(0 opiniones)

Cuando se abandona la clínica, uno de los temores más grandes de las mamás primerizas es el primer baño del recién nacido en casa. Pero no te preocupes, antes que nada este es un momento que, sin duda, fortalecerá el vínculo entre tú y tu bebé.

Lunes, Marzo 19th, 2018

Cuando se abandona la clínica, uno de los temores más grandes de las mamás primerizas es el primer baño del recién nacido en casa. Pero no te preocupes, antes que nada este es un momento que, sin duda, fortalecerá el vínculo entre tú y tu bebé.

Y es que, si bien es un proceso que requiere mucha delicadeza, no necesariamente debe ser algo difícil, pues se puede convertir en una actividad relajante para el bebé. Así, al tener todo preparado, la sensación de bienestar será más fuerte y, de esta manera, se creará una rutina agradable, tanto para papá y mamá como para el niño.

Estos consejos te ayudarán a salir victoriosa de este primer baño.

Ten todo a la mano

Haz una lista de las cosas que necesitarás cuando llegue la hora de ese primer baño, así las tendrás preparadas y no habrá que hacer interrupciones innecesarias. Una vez tengas todo listo, cierra la puerta de la habitación donde vas a bañar a tu bebé para que la temperatura del lugar se conserve tibia.

Entre estos implementos debes incluir jabón hipoalergénico, champú especial para bebé, dos toallas en caso de que una se ensucie, algodón para limpiarle el ombligo y los ojos y, por supuesto, la bañera.

La temperatura del agua

Es fundamental que vigiles este aspecto pues lo último que queremos es un accidente. Lo recomendable es que el agua esté a la misma temperatura corporal del bebé, es decir, a unos 37°C. Para probar, puedes sumergir tu codo en la tina.

El paso a paso del baño del bebé

  1. Desvístelo sobre una superficie en la que se sienta cómodo. Algunas tinas cuentan con un cambiador que cumple con esta función.
  2. Al retirar el pañal, limpia a tu bebé con un pañito húmedo.
  3. Antes que nada, limpia su cara con ayuda de una gasa húmeda, pasándola delicadamente por sus ojos y nariz. No uses jabón.
  4. Sostén al bebé con tu brazo de tal manera que la cabeza quede apoyada en la cara interna de tu codo y tus manos queden en su espalda baja.
  5. Acércalo a la bañera y con tu otra mano lávale la cabeza con una gota de champú, teniendo cuidado con sus ojos. Enjuaga muy bien con la ayuda de una pequeña vasija.
  6. Coloca los dedos de tu mano en ambas axilas del bebé, y con la otra mano agarra sus nalgas. Ve incorporándolo suavemente en la bañera sin que la cabeza toque el agua.
  7.  Pon en tu mano un poco de jabón y pásala por todo su cuerpo suavemente. Enjuaga de arriba hasta abajo y sécalo un poco.
  8. Con cuidado, gira al bebé para lavar su espalda y nalgas. Vuelve a enjuagarlo.
  9. Una vez esté limpio y libre de jabón, levántalo, envuélvelo en una toalla y sécalo con cuidado, pero con firmeza. No olvides pasar la toalla muy bien en los pliegues de su piel para evitar que la humedad le cause irritaciones o infecciones.
  10. Empieza a vestirlo desde la cabeza hasta los pies y de manera rápida para que no sienta frío.

¿Y el ombligo?

Aunque es una parte muy delicada de tu recién nacido, no debes tener miedo a la hora de limpiarlo. Para esto, humedece una gasa con alcohol y pásala al rededor del ombligo, esto evitará infecciones. A continuación, con otra gasa o algodón, limpia el ombligo directamente.

No te asustes si el bebé llora ya que este procedimiento no le genera ningún tipo de dolor. Puede que se asuste porque las gasas están frías.

Para tener en cuenta…

  • Háblale y sonríele durante todo el baño para tranquilizarlo.
  • Al finalizar el baño lava la tina.
  • Usa jabones con fragancias suaves.
  • Al principio puede ser normal que el bebé llore pues este momento es nuevo para él. Sé paciente, que poco a poco tu hijo se adaptará.
  • En lo posible, procura que el baño sea siempre a la misma hora para establecer una rutina. Una buena idea es en las noches ya que le ayudará a dormir más profundamente.

 

Leer más

Inscríbete al Programa de los primeros mil días

Forma parte de esta gran comunidad y recibe toda la información que necesitas para darle a tu pequeño un comienzo sano y una vida sana.

Registrarme

Contenido relacionado
Evaluación de artículos

0 opiniones

¿Aún no has encontrado
lo que buscas?

Prueba nuestro motor de preguntas inteligentes. Siempre tendremos algo para ti.