Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

Comparte esto
X
¿Se puede prevenir la obesidad infantil desde de una edad muy temprana?

¿Se puede prevenir la obesidad infantil desde de una edad muy temprana?

(0 opiniones)

¿Qué precauciones puedo tomar para prevenir riesgos de sobrepeso con mi bebé?

Lunes, Septiembre 14th, 2015

Obesidad infantil

Para ganar 25 cm y triplicar el peso al nacer en 12 meses, el bebé necesita mucha energía a lo largo de su primer año de vida. Esta curva de crecimiento reduce su velocidad cuando el niño empieza a caminar. El bebé regordete deja paso generalmente a un niño más esbelto. Esta pérdida de corpulencia proseguirá hasta los 6-7 años, periodo de un nuevo "rebote" en el que la adquisición de peso será puntualmente más importante que el aumento de la altura.

¿Supone esto un problema? En ciertos niños, este rebote se produce desde los tres años de edad, lo cual es un posible indicio de obesidad infantil. Sin embargo, este riesgo se puede eliminar fácilmente mediante una educación precoz sobre los principios de una vida sana y equilibrada.

Causas principales del sobrepeso y la obesidad

La obesidad en los niños ha sido objeto de numerosos estudios debido a las proporciones del fenómeno. Las causas son múltiples:

- Una alimentación desequilibrada y demasiado rica.
- Comer entre comidas de forma excesiva
- Una falta de actividad física en beneficio de la televisión, los videojuegos y la informática.
- Predisposiciones genéticas y disfunciones endocrinas o metabólicas (1% de los casos).

Más allá de los problemas físicos que implica, no hay que olvidar la huella psicológica que deja. Tu hijo puede tener dificultades para asumir su gordura y puede vivir acomplejado. ¡Y todos sabemos que los pequeños compañeros de clase son los primeros que se ríen! Por suerte, no hay nada irremediable y siempre se puede actuar desde el momento en que el médico diagnostica una tendencia a la obesidad infantil.

Signos que pueden alertar

¿Tu hijo está gordito? "Viene de familia, es normal", escuchamos a menudo. Puede que sea el caso, pero puede que no. Hay indicios que pueden ponernos sobre la pista de una posible obesidad infantil. Mantén los ojos abiertos, pero no te vuelvas loca.

- La curva de peso del niño se dispara y supera dos/tres curvas oficiales indicadas en su archivo médico.
- El resultado del índice de masa corporal (IMC = peso/altura²) supera 19 entre los 3 y los 6-7 años.
- El "rebote" (etapa en la que adquirimos más peso que altura) se produce precozmente hacia los tres años en lugar de a los 6-7 años.
- El bebé presenta unas curvas excesivas después de los 3 años.

En todos los casos, un seguimiento médico regular por parte del pediatra te permitirá estar atenta y supervisar cualquier indicio que anuncie un futuro sobrepeso.

Buenos hábitos para toda la vida

Varios estudios clínicos muestran que cuanto antes se inicie la prevención contra el sobrepeso (antes de los dos años), más eficaz resulta. ¿Qué hacer para que el bebé se convierta en un verdadero gourmet? Adopta, tanto para él como para el resto de la familia, los principios de una alimentación equilibrada y variada. Respeta sobre todo el ritmo de 4-5 comidas diarias, tomadas con tranquilidad y a horarios regulares.

Empieza garantizándole su aporte de calcio, en especial con la leche materna que continúa siendo básica para su alimentación. Seguidamente, apuesta por frutas y verduras, con al menos dos/tres raciones al día. Dale la cantidad de proteínas (carne, pescado y huevo a partir de los 12 meses...) que te aconseje el Pediatra, para no sobrecargar el organismo del bebé. Incide en las féculas (pasta, cereales, arroz...), que aportan una energía de larga duración indispensable para un bebé que está en pleno crecimiento, y evita que se quede con hambre para que no coma de más entre horas.

Si tu hijo quiere comer entre comida y comida, no lo culpes: no pasa nada por picar algo muy de vez en cuando, lo malo es hacerlo costumbre. En cuanto a los refrescos y dulces, deben reservarse para ocasiones excepcionales (merienda con los amigos, reuniones familiares, etc.)

Finalmente, aprovecha que tu pequeño tiene energía para dar y sácalo a pasear y proponle actividades físicas. Así dormirá mejor al final del día (¡y tus noches serán más tranquilas!).

 

Leer más

Únete a nuestro club

Ser padres puede más sencillo con solo un clic. Encuentra recomendaciones y soluciones para tus dudas más frecuentes.

  • Preguntas y RespuestasAprende sobre nutrición a tu ritmo
  • Contáctanos y cuéntanos tus consultasContáctanos y comparte tus consultas
  • Aprende con nuestras herramientasPrueba nuestras prácticas herramientas

Registrarme

Contenido relacionado
Evaluación de artículos

0 opiniones